El avance tecnológico y la cerrajería

Actualmente para llegar a ser considerado un cerrajero profesional, hay que estudiar una enorme cantidad de aspectos de este oficio, tanto lo más básico como lo más sofisticado.  La cerrajería es un trabajo que está en el mismo grupo de oficios que la construcción o la herrería, y que llevan existiendo desde hace cientos de años. Pero a diferencia de estos últimos, en la cerrajería es donde se nota visiblemente la influencia directa de la tecnología, siendo mucho más amplio hoy día.

El aprendizaje de los cerrajeros

Hoy día los cerrajeros en Barcelona tienen que ser capaces de conocer a la perfección y manipular todo tipo de sistemas simples de engranajes mecánicos y conocer a fondo los secretos y características de los sistemas de seguridad más modernos, que tienen implementados elementos electrónicos y de software. Tal como son en la actualidad las cerraduras y gracias a los amplios conocimientos de los cerrajeros profesionales, no es necesario que las golpeen o dañen alguna pieza o su estructura para poder abrir la puerta.

Las herramientas que antaño se usaban junto a la fuerza bruta para romper cerraduras no sirven con los sistemas que tenemos actualmente, y esto no significa que haya que romper las puertas para conseguir abrir el acceso si no se tiene la llave, los cerrajeros profesionales conocen los puntos débiles de los distintos tipos de cerraduras, cerrojos y demás, por lo que pueden abrir las cerraduras utilizando las técnicas más sofisticadas sin perjudicar en ningún sentido el mecanismo.

El avance tecnológico y la cerrajería

Beneficios de la tecnología en la cerrajería

Las funciones de un cerrajero no son solo montar y arreglar cerraduras en puertas de viviendas, locales comerciales, vehículos, cajas de seguridad, y en definitiva cualquier lugar que necesite proteger su interior con una cerradura. Los técnicos profesionales abarcan varias labores dentro de la cerrajería, tanto mantenimiento y reparaciones como asesoramiento e instalación de sistemas de alta seguridad como cerraduras que protejan del bumping o la ganzúa, de puertas blindadas o acorazadas, sistemas de entrada inteligente, etc.

Gracias a como la tecnología se ha incorporado gradualmente en el día a día del cerrajero, se ha vuelto mucho más compleja y a día de hoy los cerrajeros profesionales que destacan son mejor valorados por los clientes. Para cualquier problema que tenga que ver con una cerradura o con la seguridad del hogar, es bueno contar con una empresa de cerrajeros de confianza que atienda las 24 horas del día durante todo el año, que aporte seguridad y garantías en el trabajo que realizan.

Un dato muy curioso es que la intervención de la tecnología en el sector de la cerrajería no ha tenido el impacto negativo que ha habido en otras áreas, en las que a mayor tecnología significaba que menos personas tendrían trabajo ya que eran suplantados. Al contrario, la inserción de elementos tecnológicos en todo tipo de sistemas y métodos han enriquecido el sector haciendo que sea más fácil dar un servicio especializado y eficiente con el mínimo daño al conjunto.